EL OFICIO DE JESUS NAZARENO

28.6.08

Jesús entra en Jerusalén en asno

Marcos 11
1 Cuando se aproximaban a Jerusalén, cerca ya de Betfagé y Betania, al pie del monte de los Olivos, envía a dos de sus discípulos,
2 diciéndoles: "Id al pueblo que está enfrente de vosotros, y no bien entréis en él, encontraréis un pollino atado, sobre el que no ha montado todavía ningún hombre. Desatadlo y traedlo.
3 Y si alguien os dice: "¿Por qué hacéis eso?", decid: "El Señor lo necesita, y que lo devolverá en seguida"."
4 Fueron y encontraron el pollino atado junto a una puerta, fuera, en la calle, y lo desataron.
5 Algunos de los que estaban allí les dijeron: "¿Qué hacéis desatando el pollino?"
6 Ellos les contestaron según les había dicho Jesús, y les dejaron.
7 Traen el pollino donde Jesús, echaron encima sus mantos y se sentó sobre él.
8 Muchos extendieron sus mantos por el camino; otros, follaje cortado de los campos.
9 Los que iban delante y los que le seguían, gritaban: "= ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! =
10 ¡Bendito el reino que viene, de nuestro padre David! = ¡Hosanna = en las alturas!"
11 Y entró en Jerusalén, en el Templo, y después de observar todo a su alrededor, siendo ya tarde, salió con los Doce para Betania.

"Cabalgar en un pollino no era considerado como una señal de humildad. La gente rica e importante cabalgó en este animal. De Abraham la Escritura nos dice: "Abraham se levantó muy de mañana, enalbardó su asno" (Gén. 22:3). En lo que concierne a los jueces se dice: "Tras él se levantó Jair, Galaadita, el cual juzgó a Israel veintidós años. Este tuvo treinta hijos que cabalgaban sobre treinta asnos, y tenían treinta villas" (Jue. 10:3, 4). También Axa, la hija de Caleb (Jue. 1:14), y Abigail, la esposa del rico Nabal (1 5am. 25:23), cada quién cabalgaba en un asno. Los asnos blancos eran usados por personas de alto rango: "Vosotros los que cabalgáis en asnas blancas, los que presidís en juicio, y vosotros los que viajáis, hablad" (Jue. 5:10). Estos asnos blancos se usan hoy en muchos lugares en el Oriente por gente de alta posición social."
"El asno usado como símbolo de tiempo de paz. El caballo ha simbolizado los tiempos de guerra, y el asno, tiempo de paz."

www.ministros.org

El relato de la entrada de Jesús en pollino en Jerusalén sería verosímil para un maestro tekton como es el caso de Jesús. Para un arquitecto que se presenta con un proyecto, con una nueva propuesta, y que "conoce" como debe presentarse en la ciudad.
Imaginen la llegada de Hiram, entrando en el palacio de Salomón, entre todos los obreros, en honor de su llegada, para realizar los trabajos del Templo.
Imaginen la entrada de M. Agrippa, en época de Herodes, con el proyecto del segundo templo. Seguramente estos personajes entraron en asna blanca.

La entrada en asno en la ciudad, en el Templo, aparece como perfectamente preparada por Jesús, solo él tiene las claves de su significado, sus discípulos que se adelantan a por el animal no “conocen” las claves profundas de lo que va a acontecer. De su significado ritual. Jesús ha preparado su entrada de acuerdo con la tradición y su oficio.
En este blog propongo pensar en Jesús desde su oficio, el que le es asignado en las escrituras, sus hechos serán así comprendidos facilmente, incluso a través de la transposición de otros como él. Su proceder es el de un arquitecto con conciencia miseánica.

"¡Bendito el reinado que llega, el de nuestro padre David!"
Esto mismo se pudo exclamar en las supuestas entradas de Hiram y M. Agrippa, ambos arquitectos de oficio, y que con toda probabilidad alcanzaron el monte Moria en asna, como símbolo de paz y respeto al santo lugar.
Ambos alcanzaron el monte Moria para trabajar en el proyecto de David. Para construir el reino de Dios.

En el mundo antiguo el ADN de un personaje era su oficio. Frente a otras posibles interrogantes que la figura de Jesús nos plantea, su oficio es una certeza.

Un tekton en Palestina cabalgaría en un asno blanco para presentar el nuevo reino de David, para presentar un nuevo proyecto para el templo, libre de mercaderes y usureros.
La entrada de un tekton en asno en Jerusalén, entre el júbilo y alegría de sus acompañantes, no es manifestación de victoria, es más bien manifestación de lo que está por venir. Un tekton "seduce" por lo que propone.

Es necesario que un episodio así sea relatado. La alegría pública por su entrada en asno es por lo que va a proponer. Un nuevo proyecto para el Templo.
Y es su nuevo proyecto, su nueva propuesta, la que hace que los sumos sacerdotes le condenen a muerte.

1 comentario:

  1. Los antiguos veían en el pollino la encarnación de la lujuria, la crueldad y la perversidad. Simboliza el "yo animal" inferior que el iniciado en los misterios debe superar y someter (Los misterios de Jesús- Freke/Gandy).

    ResponderEliminar