EL OFICIO DEL NAZARENO

Jesús y los doctores del Templo

Jesús pertenecía a la estirpe de los constructores del templo, la que proviene de los Reyes David y Salomón, los constructores del primer templo de Jerusalén.
El propio Jesús durante su niñez vive un episodio en el templo de Jerusalén, mientras el complejo es reconstruido en tiempos de Herodes Antipas y que nos permite comprender como este edificio era utilizado como lugar de enseñanza.
Según el relato de Lucas, en el viaje de regreso a Nazaret, María y José, después de una jornada de viaje, preocupados y angustiados por el niño Jesús, los buscan inútilmente entre sus parientes y conocidos. Vuelven a Jerusalén y, al encontrarlo en el templo, quedan asombrados porque lo ven "sentado en medio de los doctores, escuchándoles y preguntándoles" (Lc 2, 46). Su conducta es muy diversa de la acostumbrada. Y seguramente el hecho de encontrarlo al tercer día revela a sus padres otro aspecto relativo a su persona y a su misión. Jesús asume el papel de maestro, como hará más tarde en la vida pública, pronunciando palabras que despiertan admiración: "Todos los que lo oían estaban estupefactos por su Inteligencia y sus respuestas" (Lc 2, 47). Manifestando una sabiduría que asombra a los oyentes. Su madre le pregunta: "Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando" (Lc 2, 48).
La respuesta de Jesús, en forma de pregunta, es densa de significado: "Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía ocuparme de las cosas de mi Padre?" (Lc 2, 49).

Es posible comprender mejor el significado de este episodio en la vida de Jesús leyendo el texto de Vitruvio: "En conclusión, la ciencia de la arquitectura es tan compleja, tan esmerada, e incluye tan numerosos y diferenciados conocimientos que, en mi opinión, los arquitectos no pueden ejercerla legítimamente a no ser que desde la infancia, avanzando progresiva y gradualmente en las ciencias citadas y alimentados por el conocimiento nutritivo de todas las artes, lleguen a alcanzar el Supremo Templo de la Arquitectura." De Archietctura. Libro I

El Templo como lugar de conocimiento
Desarrollaré en otros capítulos las claves completas que Vitruvio presenta en su texto. El templo era en la antigüedad lugar de aprendizaje, de conocimiento, y también lugar de revelación, donde era posible alcanzar la sabiduría, la FELICITAS.

El templo visitado por Jesús en su niñez, para recibir los conocimientos de los maestros que en él enseñaban a los discípulos elegidos, es el segundo templo que se encuentra en obras desde el tiempo de Herodes el Grande, y que había recibió el reconocimiento y las ofrendas del emperador romano Augusto, y la celebración de una hecatombe (sacrificio de 100 bueyes) por Marco Agripa, el principal arquitecto romano y asesor de Augusto y del rey Herodes en todas las obras de arquitectura y urbanismo que se llevan a cabo en todo el imperio.

El segundo templo se levantaba sobre el Templo de Salomón, el edificio que fue objeto principal para el linaje de Jesús, y mandado construir por el rey Salomón de acuerdo con las instrucciones recibidas por su padre, el rey David. Este lugar sagrado fue destruido y luego mandado de nuevo reconstruir por Herodes el Grande con la colaboración de Roma.
Es en este momento cuando se acaba de escribir el tratado de los X libros de arquitectura por Vitruvio, texto dedicado al emperador y con plena vigencia técnica para la edificación en el imperio.

En la antigüedad, el templo de Salomón era el principal santuario sagrado del pueblo de Israel y reconocido por todas las culturas vecinas del Mediterráneo. "El segundo templo fue construido en cuarenta y seis años. Herodes el Grande comenzó las nuevas obras en el año 19-20 antes de nuestra Era, y no se terminaron definitivamente hasta el año 62-64 d.C. Josefo dice que, al comienzo de las obras hubo que ocupar 10.000 obreros laicos y 1.000 sacerdotes adiestrados. Aun teniendo en cuenta la continua exageración de Josefo, hay que admitir que se ocupó a un verdadero ejército de obreros. Principalmente se necesitaron canteros, carpinteros, plateros, orfebres y fundidores de bronce. Para la construcción de los sagrados recintos, prohibidos a los laicos, tuvieron que ser utilizados constructores que a la vez eran sacerdotes, es significativo que unos eran expertos en la talla de la piedra ya otros en la carpintería". Jerusalén en tiempos de Jesús

Es importante comprobar como en este tiempo existía una clase diferente de constructores que además eran sacerdotes, una clase superior encargada de ejecutar las partes más importantes de los templos, dirigidos por los arquitectos de más sabiduría y con un completo conocimiento en las reglas de la construcción. Posiblemente estos personajes, mitad arquitectos, mitad sacerdotes, son los que enseñan a Jesús en su niñez las sagradas reglas de su oficio. La leyes de la construcción de los templos sagrados.

4 comentarios:

  1. ma bustao mucho Jesus entre los Doctores

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos,

    Me siento muy interesado sobre este tema, pero quería despejar un par de dudas:
    ¿Es realmente universal el mensaje de Jesús?
    ¿Se puede aplicar el uso del apelativo de un "Jesús Tekton Nacionalista"?
    Desde ya muchas gracias.
    Sebastián Robespierre sapo89_alvarez@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Creo que son fallidos todos los intentos de asignar a Jesús un interés nacionalista.
    Jesús es por definición de su arquetipo universal. Se presenta como “el Salvador de todas las Naciones”.
    Además el oficio de tekton tiene en la historia valores universales. Hombres libres que trabajan donde se le demanda.

    ResponderEliminar
  4. He creado una página para que juntos aprendamos sobre el Templo según la descripción del profeta Ezequiel. Te invito a unirte: https://www.facebook.com/pages/Constructores-del-gran-templo-de-Jerusalem/1406410259620548?ref=hl

    ResponderEliminar